Antimasoneria
Por Hermes


Aparentemente, sin ahondar en detalles, de simple vista pareciera que el más grande enemigo que ha tenido la Francmasonería es la Iglesia Católica, y que ésta a su vez es bien correspondida por aquella. Sin embargo, no es así. La Masonería ha tenido y tiene muchos detractores: Eclesiásticos de diferentes confesiones y laicos, ya sean creyentes, agnósticos, ateos, indiferentes e incluso anti religiosos.

La verdad sea dicha, repasando las azarosas relaciones entre las Masonería y la iglesia católica, encontramos mucho pasajes, llamémosle eufemísticamente poco armoniosos, suscitados en gran medida, más a las personas que a las mismas Instituciones, en los que éstas han visto en peligro su mísera parcela de poder, o exponen su personalísima visión de las cosas, que muchas veces refleja un desconocimiento total de los principios, fines y esencia de la Orden, cuando no una plena de ingorancia, fanatismo o ambición malsana.

Repasando a los autores antimasónicos, vemos que la inmensa mayoría desconoce de lo que está tratando; no sabe exactamente de qué está hablando y lo que es peor, se concretan a copiarse unos a otros trillados argumentos con los que en sus palabras "por fin dejan al descubierto la verdadera cara de la Masonería" cuando la Masonería, desde tiempo inmemorial solamente ha abogado, reconocido y repetido públicamente hasta la saciedad, su lucha incansable por convertir en hechos la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad (con mayúscula) del Género Humano.

Precisamente es eso lo que a algunas personas, religiosas o laicas, pero eso sí, generalmente relacionadas con el poder establecido cualquiera que sea su forma, pone nerviosas.

Todo dictador quiere saberlo y manipularlo todo y ya sabemos que controlar una Asamblea de Hombres (o Mujeres) Libres es tarea prácticamente imposible. Ese es, y no otro, es el origen de la anti Masonería: El no poder controlarla a su gusto y capricho.

En aras a la verdad, hay que reconocer, sin lugar a dudas, que han existido y existen personas que se dicen francmasones por haber sido inscritos administrativamente en una logia masónica, han dañado por sus actos la imagen de la Institucion. Sin embargo, desde el punto de vista iniciatico, siguen siendo profanos, por mas distintivos masónicos que porten. Lamentablemente este tipo de personas han sido en muchos casos el manantial del que han abrevado hasta la saciedad gran cantidad de detractores de la Orden.

En descargo de las acusaciones fundadas en esta circunstancia digo que la Masonería es una obra humana, por lo tanto, está limitada a la condición humana y no está exenta de errores. En ocasiones éstos elementos negativos lamentablemente se les conoce hasta que ya se encuentran dentro y, lo que es más nefasto: por una mal entendida tolerancia, la Orden en una laxa actitud de condecendencia, los mantene en su membresia hasta que su actuar es tan noscivo y evidente que ya no es posible remediar el daño interno y externo que han causado.

Pero esto ocurre en la Masonería y en cualquier otra asociación o actividad. A manera de ejemplo, la Historia nos da una larga lista de médicos que no han cumplido con su juramento, matando en lugar de salvar vidas; de abogados que no se han limitado a defender a sus clientes sino a delinquir con ellos; policías torturadores o que se dejan sobornar, y así un largo etcétera.

Un "Boton de muestra" es el tristemente célebre Gabriel Jogang Pages, más conocido como Leo Taxil, mistificador y sinvergüenza quien primero escribió contra la Iglesia Católica, después bajo su manto se dedicó a escribir libelos contra la Masonería y terminó sus días huido en Suiza, asegurando que había una ciudad sumergida en el fondo del lago Leman.


Entre sus mas asombrosos libelos, inventó la existencia de una tal Diana Vaughan, que por supuesto jamás existió, de la que afirmaba era hija del diablo y que los masones la adoraban. Lo más curioso del asunto es que en el Congreso Anti-Masónico celebrado en Trento (Italia) en 1896 con la asistencia de 36 obispos, 50 delegados episcopales y unos 700 delegados más, este personaje salió victorioso del congreso tras "haber demostrado la real existencia de Diana Vaughan". Lo mejor estaba por venir, cuando en 1897, él mismo, convocó una asamblea donde públicamente reconoció la farsa y admitió que le había tomado el pelo hasta al mismísimo León XIII.

Por supuesto, los enemigos de la Francmasonería no podían quedarse callados y emitieron sus proclamas para exhibir, segun ellos, la "mano negra" de la Masonería que se escondía tras todo esto y que, bajo amenazas, habían obligado al Pobre Taxil a retractarse.

Hay en España un conocido historiador muy afín al régimen del general Franco, que cada año publica un libro sobre Masonería y en cada uno de ellos afirma haber descubierto "el secreto" (maligno, por cierto) de los masones. Yo, modestamente, creo haber descubierto el suyo: ha encontrado un buena fuente de ingresos, pues vende todo lo que publica. No voy a decir su nombre para no hacerle publicidad, pero sí indicaré que su propio abuelo fue francmasón y que, según las palabras del citado sujeto, reconoce su condición de nieto de francmasón pero que su abuelo, bien aconsejado por su santa abuela, había "reconocido su error" y abjurado de la Orden ante la milagrosa Virgen de la Fuensanta, patrona de la región de Murcia (España), de donde son oriundos.

Pues bien, dicho individuo tiene el descaro de decir, mentirosamente, que su familia, y principalmente él mismo, por su labor exhibidora de la maldad masónica, se han visto sometidos a una "sutil" persecución (desde el primer tercio del siglo XX) por parte de los francmasones. A mi me surge la curiosidad de saber qué clase de masones "le persiguieron" desde 1939 hasta 1978, época en la que gobernó su admirado dictador, en la que no hubo ninguno en España, a riesgo de perder supropio pellejo.

Esta anécdota sirve para ilustrar la calidad moral de muchos de los escritores antimasónicos. En fin, parece que este inefable individuo siente constantemente el "resuello masónico" en su nuca, lo cual no le ha impedido medrar en la Universidad y hasta llegar a alcanzar inmerecidos honores.

La fiabilidad de los autores anti masónicos es generalmente escasa porque suele ir su opinión salpicada de una visceral e ignorante pasión fantatica que les impide analizar objetivamente los hechos, los textos y los escritos de autores imparciales. Paradójicamente, parten de una conclusión: la Masonería es malísima, una lacra de la humanidad; y de tal manera, terminan por el principio, o sea acomodando sus argumentos para que la conclusión preconcebida sea desde su modo de ver, una deducción "lógica" de éstos.

En otras ocasiones, dichos autores parten de textos realizados por escritores serios, tergiversando sus palabras o lo que es aun peor, diciendo verdades a medias, pero eso sí, apoyándose en la autoridad de éstos, lo cual confundir al público en general, inexperto en este tipo de lecturas. Como ejemplo, señalo un libro titulado "La Iglesia y la Masonería" en la que su autor utiliza unos textos del jesuita Ferrer Benimeli, autor serio y respetado, para deducir que la Masonería regular, limitada a Inglaterra, cree en Dios, y que la Masonería latina o liberal, de Francia, España e Italia, es atea. El autor saca de contexto las palabras de Ferrer para utilizarlas a favor de la idea preconcebida que tenía él mismo del asunto. ¿Mala fe o falta de rigor?

Todos sabemos que la Masonería regular está presente en todos los países arriba mencionados y que la Masonería liberal también. Ignora, y desgraciadamente algunos masones también, que en la Masonería liberal "no es necesaria la creencia en un Dios revelado", pero pretender afirmar que "es obligatorio no creer", es una grave manipulación y una gran mentira, porque da a entender que hay una Masonería buena, o menos mala, según se mire (la creyente), y otra mala, malísima (la atea). Llegando a este punto, después de leer la últimas palabras del Cardenal Ratzinger, para la Iglesia católica, los masones regulares son malos por ser masones y los masones liberales son doblemente malos, por ser masones y ateos.

Repasando las Constituciones de Anderson, se puede ver que la Masonería ni cree ni deja de creer; ni lucha ni deja de luchar contra Iglesia alguna; deja a cada masón que libremente elija la religión que desea, o ninguna, si asi se desea. La cosa se complica un poco cuando la Gran Logia Unida de Inglaterra, años después de 1717, impone de "motu proprio" la creencia en un Dios revelado, y posteriormente la creencia en el alma y su inmortalidad. Entiendo que invade un campo más propio de una religión que de la Masonería, que es como todos sabemos, un sistema de filosofía moral. Desde esta perspectiva, comprendo, no justifico, que algunas de las religiones establecidas puedan entrar en conflicto con la Masonería al sentirse invadidas en un terreno que consideran propio.

Por otra parte, vistas así las cosas, la Masonería laica, liberal, progresista, en principio no debería entrar en conflicto con ninguna Iglesia en general y con la católica en particular, pero en este campo algunos de los propios francmasones, muy desacertadamente a mi entender, han sido muy beligerantes contra la Iglesia católica porque, más que ateos, han sido anticlericales, dándoles nuevos argumentos a aquélla para atacar a la Orden.

Personalmente nunca me ha gustado el enfrentamiento, prefiero la negociación y el acuerdo, e incluso una mala paz antes que una guerra. La Masonería debe seguir su propio rumbo y debe evitar los obstáculos que vaya encontrando pero si hay que defenderse existe la obligación de hacerlo. Ahora bien, atacar primero, nunca. Si un autor escribe un libro contra la Masonería, pues lo que debe hacerse en todo caso es escribir otro rebatiendo con la razon sus argumentos. Si alguien públicamente nos ataca, pues públicamente nos defendemos. Olvidarnos de tantos secretismos, todos sabemos lo que debemos mantener bajo llave, un exceso de celo y ocultación no es favorable a nuestros intereses.

Debemos conservar el encanto de la discreción, pero nada más.



______________________________


¿Tienes preguntas, dudas, sugerencias, comentarios?

Te gustariá publicar alguna plancha o trazado?

¡COMUNÍCATE CON NOSOTROS!


______________________________________________________


ERES MASON (A)?

Suscríbete a nuestro Grupo de correo-e "HUMANITAS",, donde podrás
dar, recibir y compartir información con cientos de masones de habla hispana y portuguesa
sobre la Masonería Mixta y sus temas afines.

Mándanos un email solicitando tu ingreso:


_____________________________________________

¿ NO ERES MASON (A)?
Pero te interesa saber más y de primera mano sobre el tema?

Suscríbete a nuestro Grupo de correo-e HUMANIDAD GLOBAL, donde personas, como tú,
interesadas en la Masoneria en general y la Masonería Mixta en particular,
pueden exponer sus preguntas, dudas, comentarios, observaciones, etc.
y obtener respuesta directa de masonas y masones de habla hispana y portuguesa
de muchas partes del mundo, e incluso recibir apoyo para ponerte en contacto con
una logia de tu localidad si es que deseas iniciarte.

_______________________________________

La Masonería rechaza toda manifestación de Violencia,
de Fanatismo, de Intolerancia, de Autoritarismo, de Discriminación,
de Violación a los Derechos Humanos

VENGA DE QUIEN VENGA
y
SEAN QUIENES SEAN SUS VICTIMAS